Los gatos negros traen siempre buena suerte. 
No porque son negros sino porque son gatos.

 ❦❦❦❦❦❦ 

La mala suerte de los gatos negros es NO tener uno en tu vida

 
Repudiados y estigmatizados durante siglos. Acusados de brujerías y de malos augurios. Vamos a tratar de deshacer el falso mito dejando atrás esas supersticiones absurdas fruto de las personas ignorantes que, por desgracia, existirán siempre.
 
Cuando vemos a un gato negro lo primero que nos llama la atención es su impresionante pelaje brillante y sedoso que los hace tan increíblemente hermosos y elegantes.
 
Suelen ser bastante cariñosos y agradecidos con las personas de confianza y esquivos con desconocidos, quizás sea porque a lo largo de la historia han sido muy desprestigiados y maltratados y esto les haya convertido en seres precavidos y cautos a la hora de confiar.
 
Las personas que comparten su vida con gatos negros podrán dar testimonio de lo cariñosos que son tanto con los humanos como con los demás animales que les rodean.
 
Pues sí, los famosos gatos negros que aún hoy en día tantísima gente ignorante, supersticiosa y malvada creen que llevan el mal dentro. Esos gatos amigos de las brujas y protagonistas de las supersticiones, los gatos que huyen por puro miedo y desconfianza, son realmente los felinos más tiernos, cariñosos y leales y también los más intuitivos y mágicos que existen. 
Y es esa intuición mágica la que les advierte y hace huir ante un primer encuentro con un desconocido. Te observarán con los ojos del miedo pero con esa mirada siempre tierna e inocente predispuesta y deseosa de querer confiar en ti.
 
Si les muestras cariño se entregan apenas comprueban que no vas a hacerles daño.
 
Son los primeros en compartir la cama contigo cada noche, en acercarse a pedirte una caricia y acompañarte cuando estás triste. Son tranquilos, respetuosos y discretos, obviamente su elegancia no es únicamente una característica física sino una actitud.
 
Son poco traviesos pero muy juguetones. De carácter infantil e inocente fruto de la nobleza de su alma.
Siempre intentan pasar desapercibidos. De voz suave y generalmente con un tono que sugiere una dulzura enorme en su personalidad.
 
Nuestros PANTERITAS en adopción: